Los consejos que nadie me dio (VIII). El párrafo y la lectura rápida

Hoy sólo un consejo, breve, pero de máxima importancia.Al escribir, no podemos situar los puntos y aparte cuando nos parece que quedan bien. El párrafo no tiene un fin estético, sino práctico. No es una pausa aleatoria, sino que cumple una función muy importante: sirve para ordenar las ideas dentro de la unidad mayor que es el escrito (un ensayo, una novela o una redacción escolar).¿Y porque es bueno que las ideas estén bien ordenadas? Pues para facilitar la lectura rápida, algo muy importante en una época con tanta oferta de literatura.

La clave está en colocar la idea o asunto principal en las primeras frases de cada párrafo, seguida por las ideas que la complementan o la matizan. Un texto con las ideas bien estructuradas, puede leerse de forma mucho más rápida que un texto farragoso o de estructura caótica.

Es posible seguir el argumento de una novela o la tesis de un ensayo leyendo tan sólo las primeras frases de cada párrafo. Para ello es necesario que el autor haya plasmado en esas primeras frases los hechos o datos más destacados. El resto del contenido de cada párrafo lo constituyen cuestiones secundarias, como descripciones o matices, que se nos ofrecen como un segundo nivel de lectura. Es algo semejante a la estructura de una noticia: lo más destacado se ofrece en los titulares, y a continuación, en el texto, se desgranan los detalles, ordenados de mayor a menor importancia.

 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: