archivo

Archivos Mensuales: mayo 2012

Ya está a la venta “Las lamentaciones de mi primo Jeremías”, una novela de Carlos Malillos. Cómpralo en Oletum y en el Corte Inglés.

La novela, escrita en un castellano sencillo y rotundo, narra las inolvidables vivencias de un adolescente vallisoletano durante el verano de 1952 en un pueblo de Zamora.

Con un ritmo ameno y un lenguaje lleno de humor y ternura, el libro nos acerca a un período de nuestra historia, el de nuestros padres, que se verán reflejados en los conflictos que viven los personajes: sus primeros amores, el choque generacional, los desacuerdos entre padres e hijos, el choque entre las clases altas y las bajas, y sobre todo, la supervivencia en unos años difíciles.

La novela despliega todo un retablo de personajes, y describe de forma magistral el mundo rural de la posguerra, con sus estratos sociales y la lucha por escapar de la pobreza.

El realismo y viveza de la narración engancha desde la primera página, y cuando cerramos el libro tenemos la impresión de haber vivido realmente todo un verano con Álvaro, el protagonista, un “chico bien” de ciudad, hijo de un notario; y con Jeremías, un muchacho de pueblo, pobre y desaliñado, que sueña con tener algún día una vida más digna… Memorable.

SEMBLANZA BIBLIOGRÁFICA

CARLOS MALILLOS RODRÍGUEZ (Valladolid 1.947).

Licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de Valladolid. Hasta el momento de su jubilación ejerce como profesor de Física-Química, Matemáticas y Biología-Geología en el Colegio de los P.P. Dominicos de Arcas Reales de su ciudad natal.

Escritor vocacional, colabora primeramente en la revista Dominicos. Cofundador del Boletín de Equipos de Nuestra Señora, donde publica artículos en verso y en prosa, escribe también para las revistas Iglesia en Valladolid y ¡Aleluya!, de la Asociación Belenistas de Valladolid.

De carácter inquieto y polifacético, es autor de letra y música de la canción ganadora en el II Festival de la Canción Testimonio Castellano-Leonesa, año 1989.

Ganador del concurso de elección del soneto del Sermón de las Siete Palabras de la Cofradía del mismo nombre de Valladolid, año 2012.

“LAS LAMENTACIONES DE MI PRIMO JEREMÍAS” es su primera novela.

Carlos Malillos Rodriguez

Anuncios

En los próximos días arranca el novedoso proyecto editorial GALEON BOOKS. Conéctate a www.galeonbooks.com donde te informamos de los nuevos servicios editoriales que ponemos a tu disposición.

Para seguir accediendo a nuestro blog, teclea https://noqueremospapel.wordpress.com donde hallarás consejos prácticos para escribir y las noticias de nuestro concurso NQP de Narrativa (Novela y Libro de Relatos) y Ensayo.

Ya hemos hablado de lo importante que es leer para quien escribe. Hoy vamos a destacar cómo tiene que leer alguien que desea dedicarse a la escritura.

La lectura principalmente tiene que ser un placer, pero a partir de ahí el aspirante a escritor tiene que abrir los sentidos mientras lee para darse cuenta de cómo consigue el autor los diferentes efectos, las emociones que el lector experimenta: todo lo que hace que uno ame la lectura: cómo ha logrado que sintamos ansiedad, curiosidad, odio, recelo… etc.

Hay que fijarse en cómo está construida la trama, cómo el autor va sembrando aquellos elementos que más adelante “estallarán” produciendo el efecto buscado. A menudo hay que retroceder varias páginas para comprender mejor la estructura.

Yo recomendaría, sobre todo al principio, tomar notas de todo aquello que vamos descubriendo en nuestras lecturas, pues a la larga resulta muy útil tener un material que nos permita “destripar” los secretos constructivos de novelas ya leídas, sin tener que volver a leerlas.

Cuando leo, suelo anotar los giros principales del argumento, pero también otros detalles más o menos sutiles sobre los diferentes artificios empleados para lograr tal o cual efecto que me haya llamado la atención, y también anoto citas textuales y pensamientos que aporta el libro, así como ideas que se me ocurren y comentarios a propósito de lo que acabo de leer.

Otra cosa: hay que mirar en el diccionario todas las palabras que no nos resulten familiares; es la mejor forma de ampliar nuestro vocabulario y de asegurarnos de que utilizamos los términos correctos para cada ocasión.

Por supuesto que no hago esta labor con todos libros que leo: según voy aprendiendo, me doy cuenta de que ya no necesito anotarlo todo, que sólo de vez en cuando cae en mis manos algún libro que merece la pena “destripar”, es decir, leer con papel y bolígrafo a mano.

La mejor escuela del escritor novel está en los libros: en los libros está todo; en ellos no hay truco que valga; al contrario que los relojes, que ocultan su mecanismo tras la esfera, los libros no guardan secretos a quien se toma la molestia de leerlos y analizarlos con atención. La lectura es a la vez fuente de placer y herramienta de aprendizaje… y en ocasiones, fuente de inspiración de buenas ideas que acaban convirtiéndose en nuevos libros.